Àlex Muntané

About Àlex Muntané

Àlexholds a Degree in Audiovisual Communication, a Graduate Certificate in Online Advertisement and a Master’s in Teaching Spanish as a Foreign Language, from different universities in Barcelona, Spain. He has been over 10 years teaching teenagers and kids and about 2 years teaching Spanish as a foreign language. His master’s thesis is focused on how games influence the process of learning. He also lived in Italy during his studies, where he learned Italian. He has worked in different schools both in Barcelona and Sitges (his hometown), and in a Business School, where most of the classes were focused on learning Spanish with business purposes.

Los juegos en clase de español

A todos nos gusta jugar. O a casi todos. Todos hemos aprendido jugando, de una manera u otra, y no al revés. Numerosos estudios comprueban una relación entre un aumento de la motivación y la práctica de juegos en clase de lengua.

Los verbos jugar y aprender han ido siempre de la mano: ambos consisten en superar obstáculos, encontrar el camino, entrenarse, deducir, inventar, adivinar y llegar a ganar… para pasarlo bien, para avanzar y mejorar. De hecho, si indagamos en la etimología de la palabra “escuela”, veremos que proviene del griego σχολή (eskholé), que significa “ocio, tiempo libre”.

En esta era de las nuevas tecnologías, de los dispositivos móviles, de las redes sociales y demás distracciones, es difícil mantener la concentración durante largos periodos de tiempo, especialmente para los más jóvenes.

Para evitarlo, los juegos en clase son una herramienta interesante para mantenernos activos, motivados y concentrados: se debe hacer mediante actividades cortas, en las que se cambien las dinámicas y la posición de los estudiantes (y también, por qué no, la del profesor), y hagamos que sean los estudiantes quienes dirijan la clase mediante sus aportaciones.

Fuera de clase también podemos encontrar una gran cantidad de recursos en los que podemos competir contra otros aprendices de español, avanzar niveles o desbloquear objetivos respondiendo correctamente a preguntas o realizando diferentes actividades que se nos exijan.

La memoria está muy relacionada con las emociones que sentimos y las experiencias que vivimos, así que si una actividad o una clase logra transmitirnos emociones y hacernos sentir bien, probablemente será más fácil que recordemos mejor aquello que hemos trabajado.